El poder del silencio.


Estar solos con nuestros pensamientos de forma regular es una práctica que regularmente evitamos. Nos incomoda, sentimos que es una pérdida de tiempo y fácilmente nos justificamos diciendo que tenemos cosas más importantes que hacer, aunque sólo sea revisar nuestro correo o vagar por las redes sociales. Sin darnos cuenta, nos alejamos más y más de nuestra identidad real y comenzamos a convertirnos en una mezcla de las ideas de los demás y se nos hace difícil generar ideas propias y seguirlas a pesar de la resistencia que de seguro generarán, especialmente si se separan demasiado de la norma actual. Formar el hábito de estar en silencio con nuestras ideas regularmente reactivará nuestros poderes creativos y nos hará tomar más confianza en nuestras capacidades.

Hombre meditando en postura de loto.    ¿Por qué lo evitamos?

En los últimos años, un creciente número de expertos de áreas muy distintas, desde deportistas de élite hasta artistas, pasando por gerentes de alto nivel, ha reconocido los beneficios de la meditación, el yoga, visualización o cualquier práctica que deliberadamente nos force a “bajarle revoluciones” a nuestros pensamientos y acallar la mente. Si es tan beneficioso, ¿por qué no lo hacemos? Si hay algo más difícil que pensar es aprender a parar de pensar cuando se necesita. No en el sentido de ver televisión, salir de fiesta o distraernos, sino en intentar desligarnos de nuestro proceso de pensamiento por un momento.

Se oye como una bonita idea, pero en el momento en que intentamos relajarnos y comenzar a poner la mente en blanco, miles de ideas salen de la nada y nos comienzan a atormentar, por ejemplo: “Esto es una pérdida de tiempo”, “¿Cuanto llevo? Necesito terminar mis actividades”, etc. o salen a la luz algunos pensamientos con los que preferimos no lidiar en ese momento y generalmente, antes que transcurran 5-10 minutos nos levantamos y pensamos que el ejercicio no tiene ningún valor. En realidad, el aprender a controlar nuestra mente lleva una cantidad considerable de trabajo y dedicación, pero los frutos cosechados son muchos y muy variados.

¿Cómo nos puede beneficiar?

Algunos de los beneficios de practicar la meditación regularmente incluyen:

  • Reducción de la tensión muscular.
  • Aumento en la actividad del sistema inmune.
  • Reduce la presión sanguínea.
  • Desarrolla el autoestima.
  • Desarrolla el poder de concentración y paciencia.
  • Reduce la agresividad.
  • Elimina el estrés, causante de muchas enfermedades.

Estos beneficios por su cuenta deberían ser suficientes para empezar a meditar de forma regular; sin embargo, también tiene un efecto positivo en el desarrollo de la creatividad y por ende la innovación, tema central de este sitio web. ¿Cómo nos ayuda estar sentados con la mente en blanco o visualizando a generar más ideas? Por una parte, nos fuerza a eliminar los estímulos externos que nos impiden concentrarnos, como la música, el torrente de información al que estamos expuestos diariamente, proyectos para mantenernos ocupados, etc. y nos obliga a concentrarnos en una cosa. Adicionalmente, nos obliga a examinarnos como individuos. Estando en sociedad, es fácil seguir la corriente y dejar que nuestros pensamientos simplemente sean reflejos de otros o mezclas incoherentes de varias fuentes de ideas. Sin embargo, al meditar tenemos la oportunidad de centrarnos en una idea, darle vueltas, examinar su estructura y decidir si estamos de acuerdo con ella o en contra, esto nos da una gran claridad y al examinar nuestros pensamientos y calmar las partes más inquietas de nuestra mente podremos comenzar a observar nuestros verdaderos puntos de vista sobre los problemas que nos agobian diariamente. Al ver como generamos nuevas ideas por nuestra cuenta, comenzamos a confiar más en nuestra intuición y originalidad, lo que hace que generemos más de nuestras propias ideas, haciéndonos más creativos.

¿Cuanto es suficiente?

Aunque en el mundo oriental hay individuos que dedican su vida entera a la meditación y a la búsqueda de la iluminación, con 20 minutos diarios (inicialmente se siente increíblemente largo este período de tiempo comparado con ver televisión, por ejemplo) podemos comenzar a percibir los beneficios. Es mejor meditar un poco diariamente que no meditar en un mes y luego intentar hacer una sesión de una hora.

No es necesario convertirse en un experto en la materia, pero a las pocas semanas de conscientemente dedicarnos a relajar el cuerpo y mente al menos una vez al día se nos formará el hábito y nos sentiremos acelerados y cansados si no lo hacemos. Al igual que un cuerpo fatigado no puede jamás lograr grandes hazañas, una mente desgastada y en constante uso rara vez tendrá ideas realmente creativas e innovadoras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s